Ideario

Ideario

 

  1. El ideario expresa los principios y valores que constituyen la base de la contribución específica que ofrece el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum (APRA) a la evangelizadora de la Iglesia en la sociedad contemporánea.

Identidad y Misión

  1. El APRA es una institución eclesiástica de Estudios Superiores promovida por la Congregación de los Legionarios de Cristo, erigida canónicamente por la Congregación para la Educación Católica el 15 de septiembre de 1993; está regulada por la Constitución Apostólica Veritatis Gaudium (VG) y forma parte de la red de universidades de la Legión de Cristo y del Movimiento Regnum Christi, colaborando activamente según su carisma en la misión común de la evangelización.
  2. Como institución eclesiástica de Estudios Superiores, se dedica con rigor científico a la investigación y a la enseñanza de la Sagrada Doctrina y de las ciencias a ella afines (cf. VG 2, §1), en constante diálogo con el mundo y la cultura contemporánea.
  3. La misión del APRA es: formar apóstoles, líderes cristianos– clérigos y laicos – al servicio de la Iglesia para testimoniar el misterio de Cristo; crear, en plena comunión con el Magisterio de la Iglesia, corrientes de pensamientos que respondan a las preguntas teóricas existenciales del hombre y que impregnen de espíritu evangélico a la sociedad (cf. Estatutos Generales, art. 4 §3).

Valores institucionales

  1. El APRA se inspira en los valores evangélicos que constituyen la base del humanismo cristiano; iluminado por éstos, propone algunos que definen su fisonomía institucional y forman el marco de sus actividades.

Búsqueda de la verdad

  1. El APRA concibe la universidad como la casa donde se busca la verdad. Por lo tanto, la búsqueda de la verdad es el alma de la investigación y la enseñanza, la base de los programas formativos y el estímulo para promover el uso correcto de la razón.

Búsqueda del conocimiento

  1. La búsqueda de la verdad culmina en la búsqueda del significado último y global del conocimiento y la vida. Este principio hace que en la investigación y la formación siempre haya una tendencia a la unificación del conocimiento y que se promueva, por tanto, una visión sistemática y orgánica de los conocimientos en armonía con las especializaciones necesarias.
  2. El APRA promueve positivamente el intercambio de conocimientos entre las diferentes disciplinas con la finalidad de adquirir un conocimiento cada vez más integral de la realidad, subrayando la armonía humanizante del estudio interdisciplinario (cf. VG Proemio 4c).
  1. La búsqueda del conocimiento tiene una fuerte orientación existencial; por ello, los conocimientos y experiencias comunicados deben ser significativos y capaces de dar respuesta a las interrogantes teóricas y existenciales.

Armonía entre la fe y la razón

  1. La búsqueda de la verdad lleva a reconocer la armonía entre la fe y la razón. La razón necesita de la fe para alcanzar las verdades más altas y profundas. La fe, como acto humano, necesita de la razón para entender la Revelación y para ser vivida de manera madura.

Sentido eclesial

  1. Como institución académica pontificia, el APRA forma parte de la comunidad de creyentes en Cristo que profesa y promueve la fe católica y reconoce en el Magisterio vivo al auténtico intérprete de la Palabra de Dios escrita o transmitida (cf. DV, 10), teniéndolo como punto de referencia seguro y cierto en todas las cuestiones de fe y moral.

Sentido de misión

  1. El sentido de misión es el alma del Ateneo. La investigación, la enseñanza, la formación de los estudiantes y los servicios profesionales se orientan al cumplimiento de la misión común de hacer presente el misterio de Cristo en la sociedad, imprimiendo una huella cristiana en la cultura actual a partir de la especificidad de una institución académica pontificia promovida por los Legionarios de Cristo.

La centralidad de la persona

  1. El valor de la persona que emana del reconocimiento de su dignidad como criatura y como hijo de Dios, guía el trabajo del APRA. Todas las actividades de la universidad conciernen y se refieren a personas concretas a las que la institución está llamada a servir.
  1. Colocar a la persona en el centro implica reconocer y promover el desarrollo de de cada individuo y de la la vida en comunidad, en un ambiente de diálogo abierto, colaboración, acogida y cordialidad.

Formación personalizada

  1. El reconocimiento y el respeto de la individualidad irrepetible de cada persona se traduce en un modelo pedagógico en el que cada alumno es conocido, acogido y acompañado en su desempeño y crecimiento académico con el fin de favorecer el logro de la plenitud personal.

Formación integral

  1. La vida intelectual se enmarca en un escenario más amplio de la vida del hombre que se cuestiona a sí mismo, se relaciona con los demás y busca a Dios. Por lo tanto, en el contexto de la especificidad académica, el APRA tiene como objetivo ayudar a los estudiantes a crecer en todas sus facultades, buscando el desarrollo armónico de la persona en sus diferentes dimensiones y contribuyendo así al logro de una adecuada unidad de vida.

Mejoramiento continuo

  1. La formación y el crecimiento personal orientados al servicio generoso hacia los demás, implica una sana presión hacia la excelencia en la formación académica de los estudiantes, en la investigación y actualización pedagógica de los profesores y programas, así como en los servicios de secretaría y administración, con un espíritu de colaboración, iniciativa, servicio y sana emulación entre los miembros de la comunidad.

Interculturalidad

  1. Los tesoros de las diversas culturas humanas revelan más plenamente la naturaleza misma del hombre y abren nuevos caminos hacia la verdad (cf. GS 44). El APRA es una comunidad internacional e intercultural insertada en el contexto de la catolicidad de Roma, ciudad que promueve el conocimiento, la comprensión y la armonización de las diferentes culturas presentes en la institución.

Diálogo con la cultura actual

  1. Los valores de vigencia perenne, para ser significativos, deben responder a las preguntas y preocupaciones del hombre contemporáneo. Por esta razón, el APRA promueve el diálogo con la cultura actual y la atención a las corrientes culturales y a los problemas que recaen sobre el hombre en su propia época.
INSCRÍBASE A LA NEWSLETTER