New Renaissance: rediseñar el futuro

New Renaissance: rediseñar el futuro

Gracias al generoso apoyo de una familia de bienhechores, el Instituto de Estudios Superiores de la Mujer hace del trabajo de la mujer un verdadero factor de desarrollo social

El Proyecto New Reinessance, promovido por el Instituto de Estudios Superiores de la Mujer del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, ha encontrado el generoso apoyo de una familia de bienehechores y con una óptica de interdisciplinariedad analiza las desigualdades económicas y de género, determinadas por la crisis pandémica, que empeoran la condición de la mujer. La crisis nos obliga a cambiar perspectiva y a repensar la realidad de una forma sostenible y plural, para construir algo diferente y mejor. Exactamente como Papa Francisco dijo en la Audiencia General del pasado agosto: “De una crisis no se sale iguales: o salimos mejores o salimos peores. Nosotros debemos salir mejores, para mejorar las injusticias sociales”. El proyecto tratará de indicar algunas posibles perspectivas, caminos y acciones a emprender, tanto a corto como a largo plazo, para rediseñar la dirección necesaria para hacer del trabajo de las mujeres un verdadero factor de desarrollo social para la población dentro de una lógica de alianza entre hombres y mujeres.

Hoy más que nunca, se necesita de la mirada de las mujeres para reiniciar un cambio de dirección, donde sólo la diversidad de miradas garantizará opciones más universales para un trabajo, una economía y un medio ambiente más sostenibles.

Este proyecto academico es extremadamente significativo: ofrece una mirada amplia sobre el impacto social de la recuperación global con especial atención al mundo femenino, a partir de una perspectiva proactiva e internacional centrada en Europa, en particular Italia y España, y en América Latina con especial atención a México y Chile. El punto de vista de la observación se inspira en los principios fundamentales de la Doctrina Social de la Iglesia.

Además propone criterios que puedan ser útiles para reducir la brecha creada por las desigualdades, de manera que la recuperación económica y social sea un proyecto compartido. “Invertir en las personas siempre es una ganancia. El desarrollo personal y profesional debe armonizarse a partir de la necesidad de repensar la relación entre el sector público y el privado.

Y finalmente define criterios de acción y posibles medidas para garantizar que el trabajo de las mujeres sea un factor de desarrollo económico – social en la particular situación actual. – La presencia de las mujeres en el mundo del trabajo y para la sociedad misma es siempre un plus valor. En particular, desarrollan también importantes competencias transversales gracias a la maternidad, que deben ser apoyada y promovida como factor de crecimiento y de valor social a salvaguardar. Tanto los hombres como las mujeres están llamados a vivir una alianza que les permita tomar lo que Papa Francisco defino, en el discurso del 2017 a los miembros de la PAV, “la batuta de toda la sociedad”, esto implica la mutua colaboración de todos. Algunos elementos de la personalidad de cada individuo surgen en la comparación con el otro, enriqueciendo mutuamente las relaciones y el contexto. Si esta sinergia se pudiera aplicar de manera sistemática en el mundo del trabajo, se lograría una mayor productividad, creatividad y riqueza humana para las empresas y para la misma sociedad.

A conclusión del proyecto el Instituto organizará un evento internacional online en italiano, inglés y español para dar máxima visibilidad y difusión a los resultados.

Iscriviti alla newsletter